Io capitano: imaginario y política de las emociones en el cine sobre la migración

Temps de lectura: 5 minuts

Luca Onesti

 

Imatge del film Io Capitano de Matteo Garrone. 2023

A principios de septiembre de 2023, la casualidad hizo coincidir el estreno en los cines italianos de la película Io capitano (Yo capitán) de Matteo Garrone con un fuerte aumento del número de inmigrantes que desembarcan en el sur de Italia procedentes de las costas africanas, principalmente de Túnez. La isla de Lampedusa se ha visto obligada a gestionar en pocos días un número de llegadas que ha colapsado su sistema de primeros auxilios. El Gobierno, preocupado sobre todo por su imagen mediática, ha aprobado dos decretos leyes con un planteamiento de urgencia, y la primera ministra, Giorgia Meloni, se ha mostrado comprometida con la negociación de una política migratoria concertada a nivel europeo, visitando Lampedusa junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Ese mismo día, sin embargo, Matteo Salvini, vicepresidente del Consejo y líder de la Lega, apareció en el palco de Pontida1 junto a la líder del partido francés de extrema derecha Rassemblement National, Marine Le Pen, haciendo un llamado a la defensa de la nación y de las «comunidades naturales» frente a la «invasión» de inmigrantes.

La película de Garrone cuenta la historia de Seydou (interpretado por Seydou Sarr) y Moussa (interpretado por Moustapha Fall), dos jóvenes que deciden partir de Dakar (Senegal) hacia Europa. El viaje se narra en todas sus etapas del recorrido: Malí, Níger, Libia, y para en el momento en que el barco, guiado por el mismo migrante Seydou, está a punto de llegar a la costa italiana. La elección del director de mantener el recitado en wolof, lengua hablada en Senegal y otros países de África occidental, y de adoptar un punto de vista de identificación con los protagonistas de esta odisea contemporánea, contada al mismo tiempo como la historia de una amistad y como una aventura, hace de la película una novela de «cuento de hadas realista».

Es importante destacar que la segunda parte de la película, inspirada en historias reales, se detiene en una de las figuras que ha funcionado como chivo expiatorio y como «mito» asociado a la migración, la del scafista (barquero contrabandista), asociada a la criminalidad y a menudo considerada como la única responsable de la muerte de decenas de miles de personas en el Mediterráneo. Al mostrar cómo las embarcaciones son a menudo conducidas por uno de los migrantes2, la película nos hace reflexionar acerca de la responsabilidad de las muertes y torturas, repartida entre las organizaciones criminales y los Estados por los que transitan los migrantes, Estados que, no lo olvidemos, reciben dinero de Europa, que de este modo «externaliza» la lucha contra la inmigración. Io capitano sugiere entonces un nuevo punto de vista, gracias al derrocamiento de una serie de clichés, como el del barquero-capitán y el de la extrema pobreza como único motivo de la migración, pero sobre todo la elección de mostrar esa larga parte del viaje que hay detrás de las llegadas desde el punto de vista de quienes realizan ese viaje en primera persona.

Fotografia de Giacomo Sini, presa a l’arribada d’un vaixell d’Open Arms a Livorno.

Según Gaia Giuliani y Francesco Vacchiano (2019), una parte importante del cine mainstream italiano de los últimos años sobre la migración (véanse, por ejemplo, Terraferma, 2011, de Emanuele Crialese; Fuocoammare, 2016, de Gianfranco Rosi; Lampedusa – Dall’orizzonte in poi, 2016, de Marco Pontecorvo) ofrece al espectador una narración sobre la frontera que opone de forma irreconciliable a migrantes y nativos. Estos últimos son retratados como inocentes frente a una crisis que no han provocado, según el estereotipo de «italiani brava gente» (buenos italianos), que absuelve y exime de toda responsabilidad colonial, mientras que los primeros, los migrantes, son reducidos a víctimas cuyas voces e historias a nadie interesan salvo cuando sirven para arrojar luz sobre ese «nosotros» que les teme, les rechaza o, en ocasiones, les acoge. Giuliani y Vacchiano continúan:

Si lo monstruoso en el relato de la Odisea es el agente maligno que obstruye el pasaje de Ulises, lo monstruoso en el relato que tiene como sujeto a los subalternos es el subalterno mismo. No hay identificación con el héroe que vence al monstruo, sino distancia ontológica con el sujeto «en riesgo» y «de riesgo». (Giuliani y Vacchiano, 2019, p. 140)3

Sin embargo, sería importante volver la mirada hacia autores migrantes que relataron el viaje y reflexionaron sobre la memoria, como Dagmawi Yimer (junto a Andrea Segre, Come un uomo sulla Terra, 2008; junto a Fabrizio Barraco y Giulio Cederna, Soltanto il mare, 2011; Asmat, 2014) y Zakaria Mohamed Ali (To Whom it May Concern, 2013). También en el cine senegalés, como señala la periodista y estudiosa del cine africano Simona Cella (2023), el tema de la migración ha sido abordado en múltiples ocasiones desde 1966, con La noire de…, de Ousmane Sambène, y más recientemente en La pirogue, de Moussa Traoré, 2012; Atlantics (2009) y Atlantique (2019) de Mati Diop, o Yoolé (2010) de Moussa Sene Absa.

Así, Garrone no ha sido el único ni el primero en cuestionar el papel de la frontera en la construcción de un nosotros y un ellos opuestos, a través de la cámara. Sin embargo, destacamos esta película porque tiene la capacidad de saber mover los hilos de la imaginación, explorando los tonos emocionales del cuento de hadas, de su morfología (Lago, 2023) hecha de espanto y aventura, en continuidad con otras películas anteriores del mismo director, como Il racconto dei racconti, 2015 y Pinocchio, 2019. En un reciente y hermoso volumen titulado Materialismo magico. Magia e rivoluzione (2023), Stefania Consigliere cuestiona el hecho de que el territorio de los mitos, de lo imaginario, de la magia y de lo invisible suele considerarse patrimonio exclusivo de la derecha: «No es verdad, sin embargo, que estos territorios sean inherentemente de derechas. […] Si las derechas han pervertido el encantamiento con vistas a la dominación, a nosotros nos corresponde hacer algo distinto al respecto, entrar en él con delicadeza e inteligencia, navegar por él encaminándonos hacia la liberación, las autonomías, la solidaridad» (Consigliere, 2023: 11).

Esto es, por supuesto, algo opuesto a las evocaciones de lo monstruoso de la derecha xenófoba que tan fácilmente pasan a formar parte del sentido común. Sin embargo, el imaginario de road movie que toca las cuerdas del viaje y del descubrimiento del mundo, y el relato de la ética del cuidado que anima una amistad son también herramientas poderosas. Con la posibilidad de llegar a un gran público, especialmente joven, creemos que Io capitano es una importante película popular de formación y reflexión sobre uno de los temas más complejos de nuestro tiempo.


  1. Desde su fundación en 1990 este partido organiza un mitin de carácter ritual e identitario. 

  2. Por este motivo el joven que inspiró la historia fue encarcelado durante seis meses. 

  3. La traducción es de nuestra responsabilidad. 

Bibliografia

Cella, S. (2023). Venezia, Garrone inciampa nei luoghi comuni sull’Africa. Nigrizia, 8 de septiembre. https://www.nigrizia.it/notizia/venezia-garrone-inciampa-nei-luoghi-comuni-sullafrica

Consigliere, S. (ed.) (2023) Materialismo magico. Magia e rivoluzione. Roma: DeriveApprodi.

Giuliani, G., Vacchiano, F., (2019). Il senso degli italiani (e degli europei) per l’Altrx che vien dal mare. Cinema, bianchezza e Middle Passage mediterraneo. Imago, 19, pp. 137-152.

Lago, P. (2023). «Io capitano»: morfologia di una fiaba vera. Carmilla. Letteratura, immaginario e cultura d’opposizione, 25 de septiembre. https://www.carmillaonline.com/2023/09/25/io-capitano-morfologia-di-una-fiaba-vera/

Si t'ha agradat aquest article i vols rebre un butlletí amb els nous articles que publiquem envia'ns el teu correu electrònic i et subscriuràs a la Newsletter de Quadern.


    Quadern de les ideesCapital Natural

    He llegit i acceptat les condicions establertes en l'avís legal i política de privacitat.

    • Luca Onesti

      Luca Onesti és doctorant en Filosofia de la Ciència i la Tecnologia per la Universitat de Lisboa i investiga sobre els béns comuns i l’ecologia política. Com a periodista i fotògraf, ha publicat per a diversos diaris italians i internacionals sobre temes relacionats amb l’ecologia i la política. També ha [...]